Disciplina sin lágrimas Ver más grande

Disciplina sin lágrimas

Una guía imprescindible para orientar y alimentar el desarrollo mental de tu hijo

Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson

Editorial B de Bolsillo

Publicado en 2018

301 páginas

Bolsillo

Más detalles

Este libro no está disponible en tienda. La entrega se realizará con una demora aproximada de 3 días



Consultar disponiblidad en otras tiendas:

FACULTAD DE PSICOLOGÍA (UCM)

8,61 €

Más información

Los autores de El cerebro del niño, Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson, analizan en esta ocasión el desafío primordial en la educación de los hijos: la disciplina. Haciendo hincapié en el fascinante vínculo entre el desarrollo neurológico del niño y el modo en que los padres reaccionan ante la mala conducta de este, Disciplina sin lágrimas proporciona un tan efectivo como compasivo “mapa de carreteras” para afrontar las pataletas, las tensiones y las lágrimas sin montar un número.

AL definir el verdadero significado de la palabra “disciplina” (ni gritar ni regañar, sino instruir), los autores explican cómo establecer conexión con el niño, redirigir sus emociones y convertir una rabieta en una oportunidad para crecer.

 

Reseñas:

  • Disciplina sin lágrimas ofrece un enfoque lleno de sentido común, basado en investigaciones, que cualquier adulto utilizará de buen grado y del que todo niño sacará provecho”, Daniel Goleman.

 

Un vistazo al índice:

Antes de leer este libro: Una pregunta.

Introducción: Disciplina relacional, con poco drama.

  • RePENSAR la disciplina.

  • Tu cerebro bajo disciplina.

  • De la rabieta a la tranquilidad: “conexión” es la clave.

  • “Conexión Sin Lágrimas” en acción.

  • Disciplina 1-2-3: redirección para hoy, y para mañana.

  • Abordaje de la conducta: tan sencillo como R-E-D-I-R-E-C-C-I-O-N-A-R.

Conclusión: Sobre varitas mágicas, ser humano, reconexión y cambio: cuatro mensajes de esperanza.

Recursos adicionales:

  • Nota para la nevera sobre conectar y redirigir.

  • Cuando un experto en estilos parentales pierde los estribos.

  • Nota para nuestros cuidadores de niños.

  • Veinte errores de disciplina que cometen incluso los padres fantásticos.