Fichas de recuperación de la dislexia Ver más grande

Fichas de recuperación de la dislexia

Volumen 1

Nivel de iniciación

María Fernanda Fernández Baroja, Ana María Llopis Paret y Carmen Pablo de Riesgo

Editorial CEPE

Publicado en 2008

11ª edición

207 páginas

Rústica

Más detalles

Agotado

14,90 €

Más información

Realmente no se trata, en el nivel de iniciación, de una recuperación de la dislexia, puesto que esta aún no ha podido manifestarse como tal, sino solo como rasgos que nos hacen sospechar su aparición en una etapa escolar posterior. En consecuencia, lo que pretendemos es prevenir los trastornos disléxicos, mediante ejercicios de base que doten al niño o a la niña de unos mecanismos para superar las dificultades y facilitarle el aprendizaje de la lectoescritura. Teniendo en cuenta que en esta etapa dichas dificultades están centradas en la esfera del lenguaje y el desarrollo perceptivo-motriz, las actividades girarán en torno a:

  • Ejercicios de lenguaje oral, tendentes a una ampliación de su vocabulario, tanto expresivo como comprensivo, especialmente en conexión con el conocimiento del esquema corporal, posiciones, orientación espacio-temporal, etc.
  • Ejercicios perceptivo-motrices, que comprenden discriminación de objetos por sus cualidades de color, forma, tamaño, localización, etc. conocimiento del propio cuerpo con actividades psicomotrices, orientación espacio-temporal, manipulación, puzles, recortables, completamientos, etc.

Cuando se observe que al niño o a la niña le cuesta realizar un tipo de actividades se insistirá en ellas, repitiendo o elaborando otros ejercicios semejantes hasta su superación.

En todos los niveles, pero en esta edad, previa a la enseñanza primaria, de modo imprescindible, el niño o la niña deben trabajar de una forma dinámica que les permita moverse, actuar y manipular.

Aunque parezca obvio, queremos hacer unas recomendaciones para evitar dos errores que hemos comprobado experimentalmente que se cometen con frecuencia. Primero: no se debe dejar que el niño o la niña trabajen solos, sino que hay que ayudarles y dirigirlos en sus actividades. Segundo: se debe procurar que no hagan un trabajo excesivo de papel y lápiz, ya que su utilización es más propia de etapas posteriores de aprendizaje.