El reto de la dislexia Ver más grande

El reto de la dislexia

Entender y afrontar las dificultades de aprendizaje

Francisco Martínez

Editorial Plataforma

Colección Actual

Publicado en 2016

6ª edición

199 páginas

Rústica con solapas

Más detalles

Este libro no está disponible en tienda. La entrega se realizará con una demora aproximada de 3 días



Consultar disponiblidad en otras tiendas:

FACULTAD DE PSICOLOGÍA (UCM)

17,31 €

Más información

Leer es una de las actividades intelectuales, exclusiva del ser humano, más fascinantes que hay.

Para la mayoría de las personas, leer parece una actividad sencilla. Las letras, formando palabras, desfilan ante nuestros ojos dando un significado inmediato, casi de forma mágica, a un código determinado. Y sin embargo, eso que parece tan sencillo implica una gran cantidad de procesos de enorme complejidad cerebral. La escritura, y por ende la lectura, es un invento humano relativamente reciente de hace unos miles de años. Pero el cerebro humano no está diseñado para leer y penalizamos al cerebro que se resiste a lo que no es natural, la lecto-escritura. Que consigamos leer y que consigamos que la lectura sea, como afirmó Proust, ese milagro de la comunicación en medio de la soledad no debe convertirse en un estandarte para estigmatizar al cerebro del disléxico, que no quiere o no puede ajustarse a lo que, arbitrariamente, hemos decidido que es lo normal.

Las modernas técnicas de imagen que permiten el estudio de la actividad cerebral in vivo nos muestran cómo, durante la lectura, intervienen un gran número de procesos neuronales completamente ajenos a la comprensión de las palabras. Es como si se usaran retales de neuronas para establecer las conexiones necesarias para ser capaces de leer.

A la dificultad que presentan algunas personas para reorientar esos retales para poder leer es a lo que llamamos dislexia, y gracias a esta hemos podido entender algo de cómo consigue el cerebro convertirse en un cerebro lector.

En la presente obra, se hace un pequeño repaso de esta desventaja que acompaña a muchos de los integrantes del pelotón de los lentos, nuestros náufragos del aprendizaje.