¿Píldoras o Freud?
  • ¿Píldoras o Freud?

¿Píldoras o Freud?

18,75 €
9788420610061

Remedios para las desdichas del alma

Adolf Tobeña

Editorial Alianza

Publicado en 2013

204 páginas

Rústica con solapas

DISPONIBLE EN LIBRERÍA MAYO - PASEO DE LA ESPERANZA Cantidad

“Aunque la relevancia de las aportaciones del psiquiatra vienés a la terapéutica psicológica se haya prácticamente volatilizado del todo, resulta inviable prescindir de uno de los faros de la cultura de la modernidad”.

 

Atenuar las cornadas de la existencia, aliviar desesperanzas y penas, levantar el ánimo o los rendimientos sexuales han sido objetivos habituales de la conversación terapéutica en la consulta del psiquiatra. La aparición de sustancias químicas con capacidad para mitigar sufrimientos ha desplazado, sin embargo, a un segundo término a las “terapias de diván” que Freud y una legión de psicoterapeutas han aplicado durante un siglo. Hoy en día es raro encontrar pacientes que prescindan del uso regular de psicofármacos para estabilizar el humor, optimizar el sueño y borrar angustias, obsesiones o fijaciones que trastornan el pensamiento y cercenan el buen vivir.

A pesar de su fantástica popularización y sus innegables resultados, las píldoras para los males del “espíritu” siguen teniendo muy mala prensa. Consumidores, medios de comunicación e incluso profesionales de la psiquiatría y la psicología clínica viven con aprensión el uso de estiletes químicos para remediar los desasosiegos del alma. En ¿Píldoras o Freud?, Adolf Tobeña repasa los últimos episodios de la complicada coexistencia entre los arietes cada vez más incisivos de la psicofarmacología de vanguardia y las delicadas transacciones entre pacientes y terapeutas para intentar poner fin a los padecimientos y al desconcierto vital.

 

Índice:

  1. El confesionario laico y tarifado.

  2. Nichos gremiales.

  3. ¿Funciona la confesión de sofá?

  4. La fuerza neutral de los placebos.

  5. Pastillas y cócteles para el espíritu.

  6. Dopaje farmacodoméstico.

  7. Glamour y corrupción psiquiátrica.

  8. Píldoras, placebos y psicoinstructores por doquier.