De las enfermedades melancólicas
  • De las enfermedades melancólicas

De las enfermedades melancólicas

19,23 €
18,27 € 5% de descuento
9788495287571

André du Laurens

Del humor melancólico

Jourdain Guibelet

Editorial de la Asociación Española de Neuropsiquiatría

Colección Historia

Publicado en 2011

199 páginas

Rústica con sobrecubierta

ESTE ARTÍCULO NO ESTÁ DISPONIBLE EN LIBRERÍA MAYO - PASEO DE LA ESPERANZA. CONSULTE SU DISPONIBILIDAD EN OTRA DE NUESTRAS TIENDAS Cantidad

Entre las décadas que precedieron y siguieron a 1600 tuvo lugar la edad de oro de la melancolía moderna. Y estos dos libros son una muestra capital y accesible de su enigmático esplendor. André du Laurens (1558-1609), famoso médico francés, publicó De las enfermedades melancólicas en 1594. Algo más joven, Jourdain Guibelet, un olvidado y erudito facultativo, le siguió con Del humor melancólico en 1603.

En ambos autores pesa el humoralismo antiguo y renacentista, también ideas de Ficino o Huarte; los dos hablan de un “oscurecimiento” a la vez somático y anímico, y exponen un muestrario de las fantasías de pacientes de todos los tiempos. Narran con brillantez manías inveteradas de los perturbados, sus sueños terribles y sus facultades excepcionales.

Du Laurens se centra además con claridad en el problema de la melancolía amorosa –con su furia magnética–, y en una especie singular: el mal hipocondríaco. Hace distingos con precisión anatómica y, de acuerdo con la tradición, ofrece recomendaciones morales a los pacientes o se ocupa prudentemente del régimen de vida. Como también Guibelet, muestra una apertura al conocimiento en su modo de pulir las formas expresivas, de seleccionar los motivos de discusión, de analizarlos y de apartarse de aspectos espurios para la ciencia. El cambio de orientación medicinal no estaba consumado aún, pero fueron despejando un terreno sobre el cual se modificarían aspectos centrales de esa ciencia.

Du Laurens fue reconocido y citadísimo, su libro tuvo diez ediciones francesas hasta 1626, se le tradujo al latín, al inglés y al italiano. Burton lo menciona ochenta veces en la Anatomía de la melancolía, y la literatura barroca lo tuvo muy presente luego, al describir el mundo de las pasiones, cada vez más alejado del terreno de las ciencias. El declive de la gran melancolía se manifiesta claramente desde 1650.