El cerebro del niño Ver más grande

El cerebro del niño

9788490651780

Libro de ejercicios

Hojas de trabajo, actividades y ejercicios prácticos para cultivar la mente en desarrollo de tu hijo

Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson

Editorial Alba

4ª edición

Publicado en 2019

Rústica con solapas

VER DISPONIBILIDAD EN FACULTAD DE PSICOLOGÍA UCM

Más detalles

Este producto no está disponible en Librería Mayo – Paseo de la Esperanza. Consulte su disponibilidad en otra de nuestras tiendas

18,27 €

Más información

Basado en el bestseller mundial El cerebro del niño, Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson han escrito este libro de ejercicios para ayudar a los padres a entender, desde un punto de vista comprensible, la ciencia que explica el desarrollo de la mente de sus hijos, Asimismo este libro aporta las pautas que les servirán para sobrevivir a los retos de cada fase del crecimiento.

El cerebro del niño. Libro de ejercicios no impone reglas ni obligaciones, ni culpabiliza: es sencillamente una herramienta de apoyo para que padres y educadores puedan llegar a comprender y conectar mejor con sus hijos y también, a conocerse mejor a ellos mismos como padres.

Herramientas para resolver los conflictos entre hermanos, los enfrentamientos por los deberes, las batallas por el tiempo frente a la pantalla, las pataletas, los enfados, el malhumor, y más.

  • Ejercicios y actividades prácticos, adaptados a las distintas edades.

  • 12 estrategias del cerebro pleno, que pueden convertirse en un vocabulario común para padres, abuelos, cuidadores, psicólogos clínicos y educadores.

  • Formato interactivo que permite llevar un diario para integrar las ideas sobre la manera de abordar la paternidad.

  • Historietas, gráficos e ilustraciones.

Estrategias del cerebro pleno para ayudar a sobrevivir y progresar:

  • Ponle un nombre para domarlo.

  • Activa, no enfurezcas.

  • Deja pasar la nube de las emociones.

  • Usa el mando a distancia de la mente.

  • La criba (sensaciones, imágenes, sentimientos y pensamientos).

  • Conecta a través del conflicto.

  • Aumenta el factor diversión en la familia.