Alí Babá y los cuarenta ladrones Ver más grande

Alí Babá y los cuarenta ladrones

Verena Kast

Editorial Desclée de Brouwer

Colección Crecimiento Personal Serendipity

Publicado en 1998

102 páginas

Rústica con solapas

Más detalles

Disponible bajo pedido



Consultar disponiblidad en otras tiendas:

FACULTAD DE PSICOLOGÍA (UCM)

6,73 €

Más información

“¡Ábrete sésamo!”, grita el pobre Alí Babá a la roca y ante su atónita mirada se descubre una cueva llena de tesoros. Pero, cuidado, los señores de la cueva son cuarenta temibles ladrones, demasiados enemigos para un solo hombre. Si no fuera por la inestimable ayuda de su astuta esclava Marshana, Alí Babá estaría perdido.

Verena Kast, una de las psicoanalistas junguianas que más libros ha escrito sobre los cuentos de hadas y su interpretación desde la teoría de C. G. Jung, nos ofrece ahora una nueva lectura de “Alí Babá y los cuarenta ladrones”. La escuela junguiana ha dedicado mucha atención a los cuentos, los mitos y las religiones al creer que proceden del inconsciente colectivo, ya que no tienen un autor individualizado, y nos ofrecen el acceso a este inconsciente y a su riqueza simbólica.

En este cuento vemos representados los principales conceptos junguianos. La sombra personal (lo negativo de uno, lo rechazado, lo negado) en el hermano Casim, codicioso, rapaz, envidioso; la sombra colectiva representada en los ladrones, y al ánima de Alí Babá en Marshana, sensible, inteligente, previsora. Con su ayuda se vence a la sombra y se consigue una vida más completa.

Nos quedamos un poco más tranquilos después de leer el cuento y su interpretación: las trampas de nuestra sombra no serán las que triunfen. La parte femenina del hombre (en este caso, en otros será la parte masculina interior de la mujer) nos salvará de los peligros de la vida y de nosotros mismos. Si lo masculino y lo femenino en el mundo se entienden y se ayudan mutuamente, la riqueza del inconsciente estará a nuestro alcance y nos suministrará lo que necesitamos. Este será el sentido simbólico del subtítulo “cómo volverse verdaderamente rico”.