El murmullo de los fantasmas Ver más grande

El murmullo de los fantasmas

Nuevo

Volver a la vida después de un trauma

Boris Cyrulnik

Editorial Gedisa

Publicado en 2003

251 páginas

Rústica con solapas

Más detalles

En stock

13,64 €

Más información

Cuando era niña, Marilyn Monroe no conoció la ternura y comenzó a buscar a cualquier precio vivencias que le dieran un soplo de vida. No tuvo la suerte de encontrar a alguien que avivara en ella la chispa de la resiliencia y se convirtió en un fantasma. Por el contrario, Hans Christian Andersen encontró el cariño y pudo superar una infancia traumática, al convertir sus heridas en cuentos infantiles.

En este nuevo libro, Cyrulnik se ocupa de la función de la resiliencia en la adolescencia, una etapa en que las viejas heridas traumáticas pueden abrirse de nuevo y exponer a los jóvenes al peligro de convertirse en fantasmas, de ira a la deriva o transformar sus frustraciones en acciones violentas contra un mundo que los rechaza.

El murmullo de los fantasmas reconstruye las grandes teorías psicológicas sobre los traumas para integrar la resiliencia, finalmente, en el marco científico que le corresponde. Pero, sobre todo, sigue las huellas de los traumas infantiles en la adolescencia. Hay que evitar que en esta etapa se consoliden definitivamente y que los jóvenes se resignen a sus fracasos como si fueran un nefasto destino inamovible.

Por ello, el libro incluye un mensaje muy claro para la escuela en general, pero también para otras instancias, como los juzgados de menores, tutores y centros de acogida. También ellos pueden avivar en los adolescentes la energía para recuperar sus dotes personales y optimismo, empujándolos a salir al encuentro de sus oportunidades.

Durante la adolescencia, los nuevos desafíos del primer amor, del deseo de ser reconocido y aceptado por los demás o del distanciamiento de la familia pueden convertirse en vivencias amargas que abren antiguas heridas de traumas infantiles. Por eso, Boris Cyrulnik cuenta a través de historias reales cómo en la adolescencia las personas pueden superar episodios dramáticos y retornar de callejones sin salida gracias a la resiliencia, una capacidad que los maestros, tutores y amigos pueden y deben apoyar en esta fase especialmente vulnerable de la vida, y que es un prodigioso antídoto de las heridas que dejan los traumas.

 

Reseñas:

  • “Los libros de Cyrulnik tienen una virtud terapéutica: permiten a la gente descubrir que se puede sobrevivir”, L’Express.

  • “Después de haber esclarecido los procesos de resiliencia desde la más tierna infancia en Los patitos feos, el neuropsiquiatra y psicoanalista se interesa por la adolescencia de los niños maltratados. El murmullo de los fantasmas es tan penetrante, perspicaz y humano como sus libros anteriores”, Elle.

  • “Cuando se lee o escucha a Cyrulnik, vuelve la esperanza y la posibilidad de superar los problemas se convierte en evidencia. Es el tono profundamente humano de un experto del alma que cree en el futuro del ser humano. Es como una brisa de oxígeno”, L’Est Républicain.

  • “En este libro, un verdadero mensaje de esperanza, Cyrulnik explica cómo el fracaso del pasado aún murmura al niño que hay dentro del adolescente cuando este crea nuevos lazos afectivos y sociales. Para algunos es el momento de realizar los sueños que les ayudaron a no sucumbir. Existir para alguien, dar y recibir, querer vivir y escuchar como tono de fondo un leve soplo murmurándonos que nos espera, como un sol impensable, la felicidad”, Femina.

 

Un vistazo al índice:

Primera Parte: Los chiquillos o la edad del vínculo.

  • Sin sorpresa no emergería nada de lo real.

  • Cuando la caída de una bayeta se vuelve aterradora.

  • Un corro infantil que es como una varita mágica.

  • Así es como los hombres hacen hablar a las cosas.

  • La alianza del duelo y de la melancolía.

  • ¿Es más demoledor el vacío de la pérdida que un entorno destructor?

  • Un rescoldo de resiliencia puede reavivarse si se le sopla.

  • Cómo conseguir que un niño maltratado repita el maltrato.

  • La triste dicha de Estelle era, pese a todo, un progreso.

  • La resiliencia de los niños de la calle en la Suiza del siglo XVI.

  • Se sentían amables porque les habían amado: habían aprendido la esperanza.

  • Dar a los niños el derecho de dar.

  • No se puede hablar de trauma más que si se ha producido una agonía psíquica.

  • La narración permite volver a coser los trozos de un yo desgarrado.

  • La huella de lo real y la búsqueda de recuerdos.

  • Cuando el recuerdo de una imagen es nítido, la forma en que se habla de él depende del entorno.

  • El colegio revela la idea que se forma de la infancia una cultura.

  • El día de su primera asistencia al colegio, el niño ya ha adquirido un estilo afectivo y aprendido los prejuicios de los padres.

  • Algunas familias bastión resisten a la desesperación cultural.

  • Cuando los niños de la calle resisten a las agresiones culturales.

  • Hemos descuidado el poder moldeador de la interacción entre los propios niños.

  • Un encuentro mudo pero preñado de sentido puede adquirir un efecto de resiliencia.

  • Se pueden invertir grandes energías en el colegio para complacer al os padres o para escapar de ellos.

  • La creencia en los propios sueños entendida como una libertad interior.

  • Una defensa legítima pero aislada de los demás puede volverse tóxica.

  • El colegio es un factor de resiliencia cuando la familia y la cultura le dan ese poder.

  • El extraño hogar del niño adultista.

  • La oblatividad mórbida, es decir, la excesiva dádiva de un mismo, como precio de la libertad.

  • Desembarazarse del sacrificio para ganar la propia autonomía.

Segunda Parte: Las frutas verdes o la edad del sexo.

  • La narración no es el retorno del pasado.

  • Todo relato es una herramienta para reconstruir el propio mundo.

  • Debatirse y después soñar.

  • La casa de fieras imaginaria y la novela familiar.

  • Dar forma a las sombras para reconstruirse. La omnipotencia de la desesperación.

  • Los libros del yo modifican lo real.

  • La literatura de la resiliencia actúa más en favor de la liberación que de la revolución.

  • Fingir para fabricar un mundo.

  • La mentira es un escudo contra lo real, y la mitomanía algo que solo esconde las miserias.

  • La ficción posee un poder de convicción muy superior al de la explicación.

  • Prisionero de un relato.

  • El poder reparador de las ficciones puede modificar lo real.

  • Un veterano de guerra de 12 años.

  • Cuando la paz se vuelve aterradora.

  • Desgraciados los pueblos que tienen necesidad de héroes.

  • La ventura del niño herido que tiene necesidad de héroes.

  • La angustia de quien se lanza al agua desde una gran altura.

  • Hasta los más fuertes tienen miedo a lanzarse.

  • El hecho de creer en un mundo justo da una esperanza de resiliencia.

  • ¿Es posible convertir a una víctima en una gran figura cultural?

  • Cómo descongelar a un niño helado.

  • Aprender a amar a pesar del maltrato.

  • Remendarse tras el desgarro.

  • La cultura es la encargada de avivar las brasas de la resiliencia.

  • Asumir riesgos para no pensar.

  • Balizas culturales para la asunción de riesgos: la iniciación.

  • La seguridad afectiva y la adquisición de responsabilidades sociales son los factores primordiales de la resiliencia.