Nuevo ¡Precio rebajado! El sociópata de la puerta de al lado Ver más grande

El sociópata de la puerta de al lado

Nuevo

Martha Stout

Editorial Obelisco

Publicado en 2019

241 páginas

Rústica con solapas

Más detalles

En stock

14,25 € impuestos incl.

-5%

15,00 € impuestos incl.

Más información

¿Cuál es tu demonio? ¿Tu exmarido embaucador y mentiroso? ¿Tu sádica profesora de gimnasia de secundaria? ¿Tu jefe que disfruta humillando a las personas en las reuniones? ¿Aquel colega que te robó tu idea y la hizo suya? En las páginas de El sociópata de la puerta de al lado te darás cuenta de que lo de tu ex no solo fue un malentendido. Es un sociópata. ¿Y tu jefe, tu maestro o tu colega? También pueden ser sociópatas.

Estamos acostumbrados a pensar en los sociópatas como en criminales violentos, pero en El sociópata de la puerta de al lado la psicóloga de Harvard Martha Stout revela que un 4% de la gente común –uno de cada veinticinco– tiene un trastorno mental a menudo no detectado, cuyo principal síntoma es no poseer conciencia. Se trata de personas que no tienen la capacidad de sentir vergüenza, culpa o remordimiento. Podría ser tu colega, tu vecino, incluso un miembro de tu familia. Y pueden hacer literalmente cualquier cosa y no sentir culpa alguna, vergüenza o remordimiento.

En El sociópata de la puerta de al lado, la doctora Stout nos enseña cómo identificar a los sociópatas y cómo protegernos de los que se cruzan en nuestro camino, y que ya pueden estar causando estragos en nuestras vidas.

 

Índice:

Introducción: Imagina.

  1. El séptimo sentido.
  2. Personas de hielo: los sociópatas.
  3. Cuando la conciencia normal duerme.
  4. La persona más agradable del mundo.
  5. Por qué la conciencia está parcialmente ciega.
  6. Cómo reconocer al despiadado.
  7. La etiología de la inocencia: ¿qué acusa la sociopatía?
  8. El sociópata de la puerta de al lado.
  9. Los orígenes de la conciencia.
  10. La elección de Bernie: ¿por qué tener conciencia es mejor?
  11. El día de la marmota.
  12. La conciencia en su forma más pura: la ciencia vota por la moralidad.